Fisoflotación

La flotación consiste en dejar que el cuerpo flote boca arriba, sin esfuerzo alguno, en una solución saturada de agua descalcificada y sales de Epsom (sulfato de magnesio), similar en densidad y flotabilidad al agua del Mar Muerto.

Es un método de relajación y auto-conocimiento que emplea los principios de la terapia de estimulación ambiental reducida (REST, por sus siglas en inglés). Cuando se produce una privación de los sentidos sensoriales (vista, tacto, oído, gusto, olfato), el cerebro comienza una ralentización en sus ondas cerebrales, pasando de una forma lenta y armoniosa a una bajada de frecuencia, pudiendo llegar a niveles Alfa, theta e incluso Delta.

En un lenguaje de más fácil de comprensión, es como si el cerebro estuviese en fase de sueño, pero nuestra conciencia estuviese activa y despierta.

Algunos autores llegan a decir que una hora de flotación equivale hasta 8 horas de sueño, pero preferimos quedarnos con las conclusiones a las que llego el inventor de la cámara de aislamiento sensorial (el Dr. John C. Lilly, médico neurofisiólogo), este dijo que una hora flotando equivale a 4 horas de sueño.

La flotación es un “trampolín” que nos permite conseguir con un mínimo de entrenamiento unos niveles de relajación física, mental y emocional difícil de imaginar si no se ha tenido la experiencia.

También la capacidad de concentración se ve incrementada cuando flotamos de forma asidua, con las ventajas que esto supone en el desarrollo de la creatividad para estudiantes, opositores, inventores, artistas, personas de negocios, etc…

Ni que decir en aquellas personas que están en un proceso de auto investigación interior, psicoterapia, psicoanálisis y un largo etc., la flotación puede ser una herramienta muy útil y eficaz para profundizar aun más en nuestro interior.

Según decía el Dr. Lilly: Averiguar donde está la gravedad y en que dirección, y calcular como te puedes mover sin caerte te lleva cerca del 90% de tu actividad neurológica. Cuando flotas, te liberas de esos cálculos, de modo que te encuentras con una gran pieza de maquinaria libre de emplearse para otros fines… 

Es como flotar entre la Luna y la Tierra… Sin experimentar ninguna atracción en tu cuerpo. Si te mueves, sabes dónde estás; si no, tu entorno desaparece y tu cuerpo también desaparece…

En cierto sentido, las técnicas de meditación, yoga, psicoanálisis o hipnosis buscan regresar en lo posible a la paz original del vientre materno. En el flotario, donde no hay hacia dónde voltear más que hacia uno mismo, el flotante se reencuentra con ese paraíso perdido. 

En breve:

  • Energetiza, rejuvenece y revitaliza.
  • Proporciona un estado muy profundo de relajación física y mental.
  • Disminuye la tensión muscular.
  • Reduce la fatiga y los dolores crónicos.
  • Combate el estrés, el insomnio, la depresión y la ansiedad.
  • Acelera la recuperación física y los procesos de rehabilitación.
  • Desintoxica el organismo, ayudando a superar fobias y adicciones.
  • Aumenta la concentración y la creatividad.
  • Tonifica la piel y la suaviza.
  • Una hora de flotación equivale a cuatro horas de sueño.

En extenso:

  • Reduce la tensión muscular, el ritmo cardiaco y el respiratorio. También reduce la fatiga y el molesto cansancio adquirido por los viajes en avión, los dolores crónicos (migrañas, asma, dolores de espalda y artritis), el dolor premenstrual y está altamente recomendado en el embarazo.
  • Mejora la circulación sanguínea y linfática, la irrigación cerebral y el metabolismo celular aumentando nuestros niveles de energía y disminuyendo la producción de cortisol, ACTH, ácido láctico y adrenalina.
  • Estimula la sincronización del hemisferio izquierdo del cerebro con el derecho; otorga claridad mental, incrementa la creatividad, favorece la concentración y acelera el aprendizaje; ayuda a la visualización y a la meditación gracias a que cambia las ondas cerebrales beta a alpha e incluso a theta.
  • Refuerza el sistema inmunológico, la sensación general de bienestar y la confianza en uno mismo al liberar en nuestro organismo endorfinas, las hormonas naturales productoras de la felicidad. Las endorfinas también ayudan a combatir el insomnio, la depresión y la ansiedad y a superar hábitos, fobias y adicciones como el consumo de tabaco y alcohol.
  • Al no tener que lidiar con la fuerza de gravedad, el cuerpo y la mente tienen la oportunidad de permitirse soltar completamente para realinear, reabastecer y restaurar sus sistemas.
  • Acelera la recuperación física liberando la tensión muscular y aumentando la oxigenación de la fibra muscular. Además también acelera los procesos de rehabilitación de lesiones, desgarros, tirones y contracturas.
  • Tonifica la piel y la suaviza gracias a las sales de Epsom ricas en sulfato de magnesio.
  • Elongación de la columna vertebral

Experimentación realizada sobre 40 pacientes.

Después de 1 h 30’ de flotación: elongación media máxima 3,6 cm

Después de una tracción suspendida por los pies: 1,8 cm

 Nota: Por suspensión, la elongación es de 0,5 mm entre cada vértebra. En el flotario, la elongación obtenida es de 0,8 mm ligeramente superior entre la caja craneal y el Atlas. Por eso la flotación es de especial interés para todas aquellas personas que padezcan de algún tipo de discopatía (protusiones  y hernias discales).

 

  • Problemas musculares

El aumento de oxigenación en el ámbito de la fibra muscular permite una reabsorción de hematoma, aumentando la eficacia si la sesión se realiza justo después del traumatismo.

Las diferentes regulaciones hormonales y homeostáticas permiten la desaparición  de agujetas, contracturas musculares, etc. Una aceleración del proceso de reconstitución y consolidación en caso de desgarros y tirones.

 

  • Actividad cerebral

En colaboración con el Dr. Bagtte, se han efectuado electroencefalogramas a 360 sujetos que experimentaron en las cabinas de flotación.

La onda Theta (oscila entre 4 y 7 Hz) es un estado en el que la mente está a medio camino entre el inconsciente y el consciente, y que se caracteriza por la experimentación de imágenes intensas, imprevisibles, recuerdos espontáneos y momentos Eureka, ese instante en que se presentan, como respuestas del cielo, ideas creativas, capacidad de aprendizaje y solución de problemas.

La onda Theta se ha registrado frecuentemente dentro del flotario permaneciendo el sujeto despierto y consciente.

El cerebro reduce su capacidad de concentración entre el 60 y 90% al encontrarse en estados de estrés agudo y, por el otro, aumenta su capacidad y rendimiento al relajarse.

Nota: la aparición y duración / frecuencia de ondas Theta varían de un sujeto a otro y de una sesión a otra en una misma persona.

La observación de las pupilas al finalizar una sesión de flotación permite observar:

      – Retracción del iris en un sujeto que ha pasado a ondas Thet

      – Dilatación del iris en un sujeto que ha estado en ondas Beta  o Alpha.

 

  • Embarazo

LA FLOTACIÓN ESTA ALTAMENTE ACONSEJADA EN EL EMBARAZO.

En una mujer embarazada que tenga problemas de dilatación del cuello uterino, 3 sesiones semanales de una hora de flotación, aumentan notablemente la tonicidad del cuello uterino. Puesto que los cuerpos se vuelven tan pesados, las embarazadas nos han comentado lo bien que se sienten al liberarse de la gravedad por un rato. La flotación  les ha dado a muchas de ellas un gran descanso.

El flotario está considerado como un “útero artificial”, el agua sería como el líquido amniótico, oscuridad, quietud, protección, paz, sensaciones que ayudan a la madre a empatizar y conectar con su hijo.

 

  • Endorfinas

La flotación incrementa la producción de endorfinas, particularmente beta-endorfinas, que en grados altos de concentración resulta una poderosa droga comparable a la morfina. Las endorfinas son consideradas como una hormona antiestrés, o como una “hormona de la felicidad”.

Flotar disminuye la producción de hormonas directamente relacionadas con el estrés como el cortisol, el ácido láctico, la adrenalina, hormonas adrenocorticotróficas, etc.

 

  • Sales de Epsom

Es una sal artificialmente hecha de magnesio, siempre está intentando regresar a su estado original de carbono y, por esta afinidad con el carbono y los compuestos carbónicos, es de gran ayuda al tratar con condiciones anómalas del cuerpo. Hasta donde su acción medicinal concierne, se debe tener en cuenta que el cuerpo humano subsiste casi enteramente de alimentos que contienen elementos carbónicos y que los desechos que emanan de estos alimentos toman la forma de carbono. Ésta es una rutina diaria en una persona de buena salud. La mayor parte de estos desechos de carbono son eliminada del cuerpo a través de los pulmones en forma de bióxido de carbono (CO2). El proceso por el cual los desechos carbónicos se convierten en CO2 es una forma de combustión conocida como oxidación.

Para que el carbono no utilizado de los alimentos pueda ser expulsado, es necesario que la sangre y los tejidos tengan el suficiente oxígeno para llevar a cabo la oxidación. Si la cantidad de oxígeno requerida no es alcanzada, se produce una combustión retardada que resulta en la formación de desechos parcialmente oxidados, como el ácido úrico y las toxinas, que son el resultado de la putrefacción. Estos compuestos tienden a acumularse en la sangre y en los tejidos, elevando las enfermedades y la mala salud. Por lo tanto, las sales de Epsom debidamente administradas son de gran ayuda. Por su afinidad con el carbono, absorben y nulifican los desechos carbónicos, actuando como limpiador.

Ir arriba